© Musée pyrénéen - Château fort de Lourdes | HerveLeclair@aspheries.com / algodia
Herencia cultural

El museo Pirenaico

Hace 100 años, alojado en el castillo de Lourdes, nace el museo pirenaico. Creado por amantes de los Pirineos, contiene la historia y las culturas de las montañas pirenaicas. Encontrará una colección de objetos de todo tipo que ilustran la vida de los antiguos habitantes.

La pareja fundadora

Louis y Margalide Le Bondidier, nacidos en Lorena, sienten desde su llegada un flechazo por esta cadena montañosa. Disfrutan realizando numerosas ascensiones desde el Monte Perdido hasta Viñamala. Su curiosidad por la cultura de su región de adopción les lleva a emprender la creación de un museo en pleno castillo. Dedican su vida a este patrimonio.

En 1894, el municipio de Lourdes compra el castillo que había dejado ya de tener funciones militares. En 1921, a iniciativa de Le Bondidier y del Touring Club de France, ve la luz un proyecto de museo. A la pareja le apasionan los Pirineos y por ello recopilan colecciones sobre la historia y las culturas montañesas francesas y españolas del siglo XVIII hasta inicios del siglo XX. Margalide Le Bondidier se encarga de realizar el recorrido museográfico y su puesta en escena.

Su lema: “Nada de lo pirenaico debe sernos ajeno”.

Tradiciones…

El museo recibe la apelación «Musée de France» en 2002. Es el reconocimiento de la riqueza patrimonial de la vida doméstica, rural y pastoral en el conjunto del territorio pirenaico. La vida en los Pirineos se encuentra en el día a día de la vida dentro de los hogares; en las actividades tradicionales; pero también en sus tradiciones y creencias. Así, durante su visita, se verá sumergido en plena reconstitución de la vida cotidiana de la gente de antaño (cocina, habitación). Descubra los objetos relativos al agropastoralismo o a la industria de la lana, pero también trajes, regalos de boda o velas de luto… En el recorrido de la visita se encuentra una reconstitución de un cementerio pirenaico, en el que las estelas discoidales despertarán su curiosidad.

Y riquezas

A este patrimonio popular se añaden las artes decorativas con una bonita colección de cerámica de Samadet del siglo XVIII.

En la capilla de Nuestra Señora del castillo, se puede ver una notable colección de muebles que provienen de la antigua iglesia parroquial de Lourdes y que dan testimonio del arte religioso barroco.

Hoy en día, se mantiene el deseo de conservar, preservar, documentar y presentar esta rica y abundante colección en el museo, en el corazón del castillo, y fuera de él.

El jardín

Un recorrido exterior invita a relajarse y a descubrir el jardín botánico, una rocalla imaginada y escenificada sobre una base mineral. Su paseo por el jardín estará acompañado por las maquetas de la arquitectura tradicional pirenaica creadas por Margalide Le Bondidier, así como diversas esculturas.