Descubrimiento de la flora y de la fauna del Pic du Jer

La riqueza natural del macizo del Pic du Jer está más que establecida con cerca de un centenar de especies vegetales y numerosos animales silvestres que viven en sus laderas.
 
Campanule remarquable des Pyrénées

Podrá venir a pasear por nuestro sendero botánico para disfrutar de las fragancias que exhalan las plantas aromáticas tales como el tomillo, el serpol o el orégano.

El placer se prolonga con los matices de colores como el amarillo del heliantemo, la genista, la hierba de san juan; el azul violeta de las campánulas, echium o viborera o de las hepáticas trilobuladas, de la primavera a principios del otoño.

Los diferentes ecosistemas del Pic du Jer se prestan para albergar a mamíferos tales como los corzos, ciervos, jabalís o zorros entre muchos otros.

Ya sea que estén de paso durante el verano o que vengan a hibernar, los murciélagos se dejarán observar durante la caminata subterránea en las grutas. Sobre todo el Rhinolophus, la especie más representada en las cavernas.

Las aves de presa no se quedan atrás, podrá percibir buitres leonados, milanos negros y reales, cernícalos vulgares, halcones peregrinos, águilas, etc. Algunas son nidificantes, mientras que otras aprovechan las corrientes ascendentes de los acantilados.

Pero no olvidemos a los pequeños paseriformes visibles a lo alto y que acompañan el recorrido con sus cantos.

Dos animales emblemáticos son el orgullo del Pic du Jer: el muflón europeo y el alimoche común (su presencia se reduce a solo unas cincuenta parejas en los Pirineos franceses)

 

El muflón europeo

Mouflons de Corse au Pic du Jer

El Pic du Jer ha beneficiado de operaciones de implantación a partir de 1999. Estos animales han sido extraídos de la reserva de Pibeste. Su población se estima a unos veinte individuos.

Esta especie viene a enriquecer la fauna salvaje del macizo.

Se adapta a estos entornos calizos de tipo mediterráneo de donde es originario. Es un animal rústico, que come de todo, incluso las plantas de sabor acre que los otros herbívoros no aprecian. Adapta su dieta a las circunstancias. Cohabita perfectamente con corzos y ciervos. Así, su presencia ayuda a desmalezar y prevenir los incendios forestales.

¡Mantener los ojos bien abiertos! pueden aparecer en cualquier momento durante el ascenso en funicular. En efecto, se dejan ver a menudo, justo abajo en los pedregales al nivel del cruce de las dos cabinas del funicular.

 

El alimoche común

Percnoptère au Pic du Jer

El alimoche común o buitre egipcio es un ave misteriosa que constituye uno de los símbolos del medio montañés pastoral de los Pirineos.

Se reconoce por su plumaje blanco, el borde de las alas negras, su cola en forma de rombo y su cara cubierta de piel amarilla. Es un animal rupestre que anida en los acantilados.

Desde su llegada, en el mes de marzo, se instala, se aparea, cría un polluelo que levantará el vuelo con sus padres en septiembre para volver a África subsahariana.

Carroñero pero oportunista, se alimenta igualmente de invertebrados y de desechos.

Al igual que el buitre leonado, es objeto de Plan nacional de acción. Además, en el Pic du Jer, hemos implementado medidas de preservación para su área de nidificación (sendero cerrado) en colaboración con la Liga de Protección de las Aves (Ligue de Protection des Oiseaux LPO).

 

Acuda todos los martes del verano con Hélène que le revelará todos los secretos de la flora y de la fauna.

¿Sabía que...?

El muflón europeo es el más pequeño de los muflones. Adulto, el macho mide 75 a 80 cm de altura a la cruz y pesa entre 40 y 60 kg.

¡El alimoche común tiene una envergadura de 1,60 m!